La gastronomía panameña es muy variada, producto de la mezcla intercultural que se ha asentado en estas tierras y que puede verse reflejada en platillos maravillosos elaborados con ingredientes autóctonos y traídos de otras latitudes. Y al hablar de platos, no escapan las deliciosas y frescas ensaladas que complementan y ayudan a darle el toque sano a nuestra alimentación.

Es difícil que en las fondas panameñas no encuentre en el menú la popular ensalada de feria o como también se le llama, ensalada de fiesta o ensalada de toldo. Este plato es muy común en las mesas del panameño, ya que con su colorido y sabor cautiva la atención de todos. Esta ensalada típicamente se prepara en las festividades patronales y días feriados.

La ensalada de feria se elabora con papas, remolachas, huevos cocidos, cebolla, apio y mayonesa; donde el toque cremoso de la mayonesa y del aceite de oliva, le dan una consistencia genuina, convirtiéndola en un delirio para los istmeños. Este plato es consumido generalmente en verano, donde es hay variedad de alimentos frescos y nutritivos, por lo que es uno de los acompañamientos ideales de cualquier barbacoa al aire libre. También no puede faltar en la época navideña, en reuniones familiares y durante las festividades de Carnavales.

Su elaboración es muy sencilla y práctica, en pocos minutos obtendrá un plato muy versátil que puede ser servido con una infinidad de comidas que van desde un rico arroz con pollo, un delicioso y crujiente pollo frito o una pierna de lechón, gallina guisada o simplemente un tradicional arroz con guandú. Con la opción que prefiera seguramente no quedará defraudado al disfrutar de esta rica y divertida ensalada.