¿De dónde proviene?

Aunque sea muy típico de Panamá, se dice que el país que vio nacer, es Cuba; por consecuencia perteneciendo sin duda alguna al arte culinario cubano, que se fue expandiendo por distintas partes del mundo.

También existe otra versión de la historia, muy apoyada en la actualidad; esta nos cuenta que la ropa vieja no nació en Cuba, sino que sus verdaderas raíces se encuentran en España, para ser más exactos en Islas Canarias; por lo tanto, los inmigrantes de esta isla fueron los causantes de la introducción del plato en la gastronomía de varios países de América. Ganando mayor aceptación por parte de Cuba y Panamá, algo curioso que resultó en un acierto.

Siguiendo con esta teoría, los ingredientes no son los mismos que se ven hoy en día, todo lo contrario; estos eran en verdad restos de varias comidas o sobras que se compactaban para formar un plato completo, cosa que con el pasar de los años fue evolucionando hasta añadir ingredientes como la carne y papas que caracterizan al plato consumido en los tiempos actuales.

Características y variantes

Este plato es algo extraordinario de probar y de ver. Consta de una mezcla de carne, tajadas fritas y arroz ?aunque también se le suele agregar como acompañante rodajas de tomate y queso fresco rallado?. Y debido a todo esto, es degustado en diversos rincones del mundo, aunque según sea la zona donde se encuentre, cambian los nombres e ingredientes.

En Cuba y otros países del Caribe, como Puerto Rico y República Dominicana se preparan con garbanzos, dándole un toque tropical.

En países de América del sur como Venezuela también se prepara un platillo parecido llamado pabellón, que además de los ingredientes comunes de la ropa vieja se le añaden caraotas negras a la mezcla.