Dependiendo de la zona de Panamá donde se prepare se le conoce como gollería o golloría y es un dulce tradicional panameño que se elabora en la época de Semana Santa. Los postres panameños son herencia de los sabores que trajeron los colonizadores europeos y que fueron transmitidos a los pobladores locales donde se produjo una adaptación en función a los ingredientes autóctonos. Postres como la cabanga, el dulce de corozo o el de ñame

La golloría es un delicioso bocado dulce de fácil elaboración que consiste en ralladuras de plátano verdes fritos que se cocinan en una miel de caña con sabor a canela y vainilla hasta obtener un punto de caramelización adecuado. Este dulce casero se ha heredado de las recetas de antaño, donde se elaboraban exquisitos postres con ingredientes locales y naturales como la miel de caña, para así elaborar deliciosos postres típicos como la cabanga o el popular dulce de ñame.

La identidad panameña ha evolucionado desde la época colonial hasta la actualidad, con sus tradiciones producto de la mezcla de razas que han aportado lo mejor de sus creencias y costumbres. La tradición panameña es llamar “dulce” a este tipo de postre que son una especie de conservas ya que fueron creadas por la necesidad de preservar los alimentos. De aquí que estos dulces como la golloría nacen de un proceso de conservación donde las frutas de temporada se cocinan en miel para luego poder ser disfrutadas en cualquier época del año.

La golloría es uno de esos dulces que generalmente no encontrará en el menú de los restaurantes itsmeños pero si en el ideal de los postres tradicionales caseros que se han mantenido como parte de la idiosincrasia del panameño.