Una buena mesa navideña en Panamá, se caracteriza por contar con platos típicos que definen la alegría y el sentimiento propio de la época. El pan de rosca de huevo, es una de esas recetas tradicionales que tiene su lugar ganado ya que evocan los gratos recuerdos de la infancia en Navidad, llenos de colorido y ricos sabores.
Tiempo de lectura estimado : 3 Minutos,
Pan de rosca de huevo, uno de los favoritos en las mesas navideñas de Panamá

Durante la época navideña nos regocijamos en disfrutar de aquellos ricos sabores y olores que definen las tradiciones y costumbres que nos heredaron nuestros antepasados. En Panamá cuando llega diciembre, llega la Navidad, un tiempo perfecto para hacer los arreglos necesarios en los hogares, colocar los nacimientos, adornar los arbolitos, y celebrar junto a la familia y a los amigos. Por eso es una época muy alegre y colorida, donde es muy común sentir en las calles y en todos, ese espíritu navideño.

De acuerdo a la tradición, es casi obligatorio que en Nochebuena los hogares panameños luzcan en sus mesas navideñas el famoso pan de rosca de huevo, un tierno y delicioso pan, con un toque de dulzor que le aportan las almendras que lo hace tan rico.

La rosca de pan de huevo, ya es una tradición de las fiestas navideñas y de fin de año en Panamá. Es una especie de pan dulce cuya miga es suave y se decora con almendras para simbolizar que no falten los alimentos.  Tiene su origen en una tradición española y fue adoptada por los panameños para celebrar la Navidad, una época cargada de un gran significado cristiano por celebrarse la Natividad del niño Dios.

El origen de la rosca navideña se remota a Europa y son los misioneros católicos quienes la traen a América junto con sus tradiciones y costumbres. En virtud de ello, instauran celebraciones religiosas que se celebran desde esos tiempos, como es la fiesta de la Epifanía del Señor, momento donde los Reyes Magos encuentran al niño Jesús en brazos de su Madre y le rinden adoración.

De acuerdo a las tradiciones europeas, era común degustar en navidad una tarta o pastel con una almendra escondida. Esta almendra representaba un compromiso para quien la descubriese, por lo que la gente empezó a comerla disimuladamente. Debido a esto, optaron por cambiar la almendra por objetos no comestibles, como la figura del niño Dios. En cuanto a la forma de corona de la rosca, la tradición señala que es un reconocimiento al niño Jesús como Rey de Reyes y representa el amor infinito de Dios. El acto de esconder una pequeña figura del niño Dios dentro de la rosca, simboliza el momento cuando María y José esconden al niño para salvarlo de la matanza de los inocentes ordenada por el rey Herodes. La receta en todo este tiempo ha ido evolucionando hasta llegar a convertirse en una de las preferidas por los panameños.

Todas estas tradiciones se conservan hasta hoy, y enriquecen las costumbres culturales y culinarias de los pueblos. En Panamá, es frecuente que los 24 de diciembre se perciban los olores característicos de la navidad, con los tamales, el famoso jamón horneado o el delicioso arroz con guandú. El tradicional nacimiento y las decoraciones coloridas que dan las luces, embellecen las mesas navideñas que se adornan con bandejas de frutas, la rosca de huevo y los dulces de frutas para la cena de Nochebuena, pero el día de navidad es muy común despertarnos y degustar un rico sandwich de rosca de huevo relleno con pernil o jamón.

Como cada año, Panamá se viste de fiesta en diciembre para celebrar con ánimo y alegría la época navideña, donde no faltarán las fiestas y la rica comida que será sin lugar a dudas, la protagonista de la mesa panameña.