Panamá se ha definido como un crisol de culturas y nacionalidades, donde existen muchas costumbres extrajeras que han calado muy bien en el panameño. La gastronomía panameña ha recibido mucha influencia de la cocina asiática, europea y sobre todo de la afroantillana, que fue traída a esta tierra a través de los esclavos procedentes de las islas de Trinidad, Barbados y Jamaica. Estas Antillas, también estaban influenciadas por el estilo de la cocina hindú, que en ese entonces era colonia británica y en su dieta incorporaban el uso de pescados y mariscos propios del Caribe.

Actualmente la comida afroantillana es muy popular y reconocida en las provincias de Colón, Bocas del Toro y en otras partes de la ciudad panameña. Entre sus platos encontrará muchas opciones donde los productos del mar son los protagonistas, conjugados con el amplio uso de las especias y la leche de coco, le dará un sabor delicioso y un toque especial a las comidas. Los platos elaborados a base de mariscos también son muy disfrutados y forman parte de la dieta predilecta del panameño.

No hay que olvidar que la cocina afroantillana, también ofrece exquisitos dulces tradicionales elaborados principalmente a base de ingredientes autóctonos como el coco, el arroz, la yuca y la raspadura. Ejemplo de ello es la cabanga panameña preparada con papaya verde, coco y miel de caña. También las ricas cocadas con pepitas de marañón, el “johnny cake” que es un pan de coco muy popular en todo el Caribe, el tradicional pan Bon y el famoso plantitá. No deje refrescarse con una deliciosa chicha con raspadura para calmar la sed durante el verano.

Sin duda alguna, la cocina y tradiciones culturales afroantillana han enriquecido grandemente a la gastronomía panameña, convirtiéndola en una referencia en el continente.