La dulcería panameña es una de las más variadas y con sus deliciosos postres representan la idiosincrasia de cada región del país. La gran riqueza culinaria que ofrecen estas tierras, va desde los más exquisitos platos hasta los deliciosos dulces típicos que encierran un sin fin de costumbres y sabores que deleitan el paladar de cualquiera.

Entre los dulces artesanales afroantillanos, se encuentran las deliciosas cocadas que son muy fáciles de elaborar y son una excelente opción para disfrutar con familiares y amigos en cualquier ocasión. Este rico dulce es muy popular en toda Latinoamérica, donde cada país le aporta su estilo de acuerdo a los ingredientes que utilizan.  Es por ello que encontramos este tipo de dulce tradicional en países como Brasil, México, Venezuela, Chile, Perú y toda Centroamérica, considerándose un postre muy popular.

Los orígenes de este postre se ubican en Angola, que en tiempos de antaño fue colonia portuguesa, por lo que durante la colonización cuando fueron traídos los esclavos africanos a América, es cuando se populariza esta receta.

Las cocadas panameñas se elaboran a base de coco, un fruto tropical muy popular en Panamá, y con una variedad de ingredientes como la miel, raspadura o panela, trozos de piña y canela, donde el intenso aroma del coco caramelizado enloquece a cualquiera. Estas recetas caseras se han transmitido desde los tiempos de nuestras abuelas, y en cada región del país podremos encontrar variantes de la misma, de acuerdo a los ingredientes empleados, pero que sin duda su conocimiento en la elaboración de tan ricos dulces ha garantizado que con la dulcería contemporánea también podamos apreciar estas delicias y deleitar así nuestro paladar. Por ello es necesario preservar esas tradiciones, costumbres y esas recetas típicas repletas de sabores autóctonos, que vienen a enriquecer la historia de los pueblos.