Cada provincia panameña ofrece al nacional como al extranjero una variedad de exquisiteces que representa lo mejor de las cocinas que han tenido influencia en el país. La gastronomía de la Provincia de Los Santos es simple pero variada, donde sus platos se elaboran mayoritariamente con productos autóctonos. Sus platos típicos son la lechona, el alfajor, el sancocho, la changa, los tamales, las carimañolas, el serén, el arroz con pollo, los buñuelos, la pesada de nance y se pueden apreciar muchos embutidos como los chorizos tableños.

La variedad gastronómica de Chitré incluyen el sancocho, los chicharrones, el arroz con pollo, la lechona, pesada de nance, el serén, el pollo frito y muchos platillos a base de mariscos.

En la provincia de Chiriquí encontrará el suculento sancocho, los tamales, el ceviche o el popular mono, el plato típico de esta provincia que consiste en una especie de tamal envuelto en hojas de bijao que contiene arroz con frijol chiricano acompañado de carne de res o pollo y tajadas de plátano.

En la provincia de Colón los platos se caracterizan por su sabor especiado y caribeño, donde los mariscos y el pescado se cocinan generalmente en leche de coco. El sao es uno de los platos más típicos de esta región.

En la gastronomía de Darién figuran el guacho de mariscos, el pescado con coco y el chocao panameño.

En la provincia de Panamá el plato estrella es el sancocho pero también son muy típicos los tamales, el guacho, la ropa vieja y muchas opciones de frituras a base de maíz, yuca o plátano.

En la provincia de Veraguas son típicos el sancocho, la gallina guisada de patio, el guacho de cerdo, los chorizos, la tortilla asada y el tradicional bollo pintado servido en ocasiones especiales.