Desde antes de la conquista española, Panamá albergaba diversas tribus indígenas cuya alimentación se basaba en el maíz, el zapallo, el otoe, entre otros productos. También se dedicaban a cazar venados y otros animales para el consumo de carne. Algunas tribus incluso consumían plátanos y tubérculos, conformando así una gran variedad en la alimentación diaria.

Con la llegada de los españoles al territorio panameño, se introdujeron otros productos que cambiaron para siempre la alimentación de los nativos de la zona. Por un lado, comenzaron a popularizar el maíz y dejaron de lado muchos otros productos. También comenzaron a traer a su tripulación el ganado vacuno, modificando de esa forma la economía y el ecosistema de Panamá.

Aparte de la carne vacuna, la cultura española introdujo al país otros productos como el aceite de oliva, el pollo, los huevos, el cerdo, la leche y el queso. Algunas comidas típicas de Panamá de influencia española son el chorizo, el chicharrón, la sopa de carne, la empanada y la lechona. Todos estos platillos están elaborados a base de carne de vaca y de cerdo, siendo estos dos animales oriundos de regiones europeas.

Siglos después de la conquista española, llegaron a Panamá algunos inmigrantes chinos que trabajaron para la construcción del ferrocarril que, según algunas fuentes, comenzó su construcción en 1850. Así como los españoles, los chinos también trajeron sus respectivos productos e influyeron en la cocina panameña. Uno de los productos es el conocido arroz que, ya por aquel entonces, también era altamente consumido por los europeos y habitantes de otras regiones del continente americano.

Cuando finalizó el ferrocarril, muchos chinos decidieron permanecer en el país y abrieron sus restaurantes. Es por esta razón que, en Panamá, especialmente en la capital, predominan los restaurantes chinos. Si bien ofrecen sus respectivos platillos de origen asiático, también contribuyeron con la modificación y elaboración de platillos típicos del país introduciendo, especialmente, el arroz.

Entre los platillos típicos de la gastronomía panameña cuyo producto base es el arroz está el arroz con pollo, arroz con guandú, arroz con mariscos, arroz verde, arroz con puerco y vegetales, arroz con chorizo y ajíes dulces, arroz fututiao, arroz con chorizo, guacho de arroz, arroz con mollejas, arroz con leche y arroz con piña. Como se puede apreciar, este producto originario del continente asiático es muy diverso, porque no solo puede ser consumido durante el almuerzo, sino también puede formar parte del postre o complemento de otras comidas. Tal es así que, actualmente, se lo considera uno de los productos más consumidos por los panameños, al igual que el maíz y los tubérculos.

Además de la española y la china, la cultura panameña también fue influenciada por los franceses quienes, en 1880, llegaron al país con el objetivo de construir un canal interoceánico. Con ellos también vinieron obreros oriundos del Caribe. Muchos permanecieron en Panamá e influyeron por completo en su gastronomía.

Los productos que trajeron los franceses y que influyeron en la cocina alemana están el curry, el jengibre, la canela y el clavo de olor. De esta forma también otorgaron sabores delicados a las comidas panameñas, resultando de esta forma platillos exquisitos como el pescado en escabeche, ceviche, arroz con coco y el guacho de mariscos.

Como los franceses abandonaron el proyecto del canal por diversas razones, tuvieron que intervenir los estadounidenses. Ellos llegaron en 1900 y finalizaron con el Canal de Panamá. Así también no solo contribuyeron con la unión de los océanos Atlántico y Pacífico, sino que atrajeron a viajeros, turistas y comerciantes de diferentes países, que influyeron por completo en la cocina panameña haciéndola aún más variada y atractiva para su cultura.

Los estadounidenses construyeron diversas franquicias gastronómicas en el país, así también popularizaron el consumo del café reemplazando el chocolate que, en la época colonial, era la bebida más consumida del país. Durante la construcción del canal, se popularizó el consumo de mariscos, langostas, pulpos y pescados. De ahí vienen platillos como sopa de mariscos, rondón y sopa de cabeza de pescado.

Con esto, la cocina panameña fue evolucionando y variando a lo largo de los siglos. La convivencia de culturas en una región logra que las comidas modifiquen sus ingredientes, ya sea añadiendo o desplazando productos. Y no necesariamente surge con una conquista, sino también puede surgir por medio de inmigraciones y proyectos gubernamentales de índole internacional que no solo contribuyen a modificar el país físicamente, sino también a modificarla en el ámbito cultural y gastronómico, conformando tradiciones y cotidianeidad de los habitantes del país.