Del manjar blanco no se sabe a ciencia cierta cuál es el origen, porque se encuentra entre los argentinos y los uruguayos que lo denominan dulce de leche. Ambos países dicen ser los creadores de este manjar, pero la información que se tiene del manjar blanco es que nació en el virreinato del Río de la Plata, esto abarcaba lo que es Argentina y Uruguay.
 
En el año 1829 en la casa del caudillo federal Juan Manuel de Rosas se preparaba una reunión con su opositor, el general Juan Lavalle con el fin de ponerle fin a la guerra civil que en ese tiempo estaba azotando al país. El general Lavalle llegó un poco antes de la hora acordada a la reunión y se acostó en la cama del caudillo Rosas cayendo en un profundo y placentero sueño.
 
La criada del caudillo Rosas estaba muy tranquila hirviendo la leche con el azúcar para acompañar el mate que iba a ofrecer durante la reunión, cuando vio al general Lavalle acostado en la cama del caudillo Rosas, para ella significaba un gran abuso y no dudó en llamar a los guardias. Mientras se estaba resolviendo ese imprevisto, el caudillo Rosas intervino para disculparse con el general.
 
A todas estas la sirvienta había olvidado que estaba preparando la leche, cuando recordó, se consiguió que la leche había tomado un color oscuro y una consistencia espesa. El caudillo Rosas lo probó y le agradó mucho su sabor, no dudando en compartir ese manjar con  Lavalle durante la discusión que los había traído a reunirse.