El plátano es un cultivo muy importantes en Panamá, ya que representa una fuente de alimentación básica en la dieta del panameño. Bien sea como parte del plato principal, una guarnición o en los postres, el plátano se ha ganado un lugar interesante en la variada gastronomía itsmeña.

En Panamá se cultivan varios tipos de plátano, encontrándose la mayor producción en la provincia de Chiriquí al oeste del país.  Entre las principales variedades están la cavendish que es el más extendida por el mundo, el cuerno que recibe este nombre por la forma encorvada del fruto, el dominico y el curare enano.

El plátano es un fruto originario del sudeste asiático desde donde fue llevado a las regiones de África Ecuatorial y a las islas Canarias. Posteriormente los colonizadores lo trajeron al Nuevo Mundo y su cultivo se afianzó sobre todo en los países de clima tropical.

La gastronomía panameña incluye dentro de su variadas opciones culinarias a los clásicos y típicos patacones que generalmente se disfrutan como aperitivo o acompañante de platos principales como ropa vieja, carnes y embutidos, pescados, mariscos o ensaladas. Son ideales para un desayuno, almuerzo o cena y son deliciosos si los degusta con salsa picante, ketchup o mostaza.

Por citar algunas de las comidas amadas por los panameños y que se elaboran con plátanos verdes o maduros, destacan las exquisitas empanadas de masa de plátano rellenas con frijoles, chorizo o queso. El plantintá, un bocadillo tradicional de la cocina afroantillana que consiste de una empanada de harina de trigo rellena con una masa de plátano maduro cocido y aromatizada con especias caribeñas y coloreada con achiote. La apetecida sopa de lentejas con plátanos y el delicioso plátano en tentación, rodajas de plátano maduro frito y caramelizadas en mantequilla, canela y miel de caña.