Al hablar de los postres tradicionales panameños, uno que no puede faltar es el rico Bienmesabe. Es originario de la provincia de Chiriquí, y también se le conoce como mielmesabe, ya que se elabora a base de la raspadura o panela, con lo cual adquiere una consistencia y sabor delicioso, muy parecido al dulce de leche.

La técnica de preparación de este postre es artesanal, conservándose hasta la actualidad, sin embargo, en muchas dulcerías no se ofrece debido a lo laborioso de su proceso de cocción, pero aun así muchas familias siguen conservan la tradición y lo elaboran para su consumo. El bienmesabe se prepara a base de la raspadura obtenida de la miel de caña, crema de arroz y leche, y se cocina cuidadosa y lentamente para que así el dulce tenga la consistencia y el color adecuados. Posteriormente la mezcla es envuelta en hojas de bijao para su presentación.

En varias regiones del país, también se elabora este dulce tradicional, pero con algunas variantes en cuanto a la consistencia y presentación, por ejemplo, podrá encontrarlo envuelto de hojas de piñuela o dispuesto en vasitos. Curiosamente en los países hispanoamericanos, existe un postre tradicional al que también se le llama Bienmesabe, pero que no tiene nada que ver con el típico bienmesabe panameño, ya que es un postre de origen europeo preparado con un bizcocho y que se combina con crema de coco, almendras y se aromatiza con licor.

Este postre con su delicioso sabor dulce y esa consistencia parecida a una suave goma, enloquece a grandes y chicos, y lo más importante es que representa los saberes heredados de nuestros antepasados, por lo que preciso garantizar que las futuras generaciones las conozcan y las mantengan.