Las torrejitas panameñas o el bragadá tienen su origen en la cocina afropanameña que mezcla perfectamente sus aromas y sus especias típicas del país como el curry, el jengibre. Las especias que se utilizan en las torrejitas llegaron a Panamá gracias al intercambio cultural que hubo en el año 1850 cuando se inició la construcción del ferrocarril.
 
Durante este tiempo se dio la inmigración de trinitarios, jamaiquinos y los ciudadanos de barbados, que los traían como esclavos para que trabajaran en la construcción, vale recordar que para esa época se encontraban bajo dominio británico. Un 30 de mayo el rey Fernando VII abolió el comercio de los negros esclavos y desde ahí las torrijitas de bacalao empezaron a prepararse como símbolo de la celebración.  
 
Al abolirse la esclavitud en Panamá, se dio un gran intercambio cultural entre los esclavos y la cultura ya existente en el país. De ese intercambio cultural surge lo que en la actualidad se le conoce como trorrijitas o bragadá. esta comida es uno de los platos principales en la conmemoración del Día de la Etnia Negra, homenaje que se le hace a la antigua cultura negra por su importante aporte a la cultura panameña, no solo en su influencia gastronómica sino también su música, arte y baile.
 
Se considera el aporte de la etnia negra como uno de los más grandes en la cultura panameña que ayudó al avance y desarrollo del país, fortaleciendo y enriqueciendo toda la cultura.