Historia

Existen distintas historias y versiones de lo que puede ser los orígenes del gallo pinto, muchos países de Centroamérica se pelean y reclaman por creerse la cuna de este platillo tropical; algo así como la disputa de Venezuela y Colombia por ver quién es el creador legítimo de la arepa.

El origen sigue siendo algo incierto, ya que se carecen de fuentes que comprueben a quién se le ocurrió mezclar los ingredientes que conforman lo el gallo pinto actual. Incluso se ha pensado que es una mezcla espontánea que se fue distribuyendo en varios países de Centroamérica.

La historia menciona al gallo pinto con otro nombre; y es que en la época de la colonia se le denominaba «arroz sucio o revuelto». Una de las historias nos cuenta que el plato se originó en Puriscal, Costa Rica. Muchos comenzaron a llamar a este platillo como gallo pinto, ya que la mezcla de arroz con frijol daba un tono colorido parecido al plumaje del popular animal.

Características y variantes

Este exquisito plato se define como una mezcla simple de arroz con un tipo de frijol. Muchas veces acompañado con laurel o alguna otra hoja para decorar; es muy común servir el alimento junto con pan, pues dicen que es una mezcla y acompaña agradable.

Este manjar tiene distintas variantes en todo el mundo, sólo que se conocen con otros nombres. Solo en Centroamérica hay muchos casos; en dominicana y Puerto Rico se prepara el platillo «rice and beans», en el cual únicamente varía el nombre y algún otro ingrediente o forma de cocción.

En países de América del sur como Brasil y Ecuador también se prepara. Sólo que los ingredientes y estilo son propios del país; mientras en Colombia se conoce como calentado paisa.